Get the Flash Player to see this rotator.
 Libro Visitas | Foros | Descargas | Calendario | Base del Saber | | Mapa del Sitio | 68 visitantes activos 

Iniciar Sesión
   
    
 Recordarme
Registrarse

Olvidó la contraseña?

Zonas de vuelo
 :: Tandil
 :: Balcarce
 :: General La Madrid
 :: Necochea
 :: Sierra de la ventana
 :: Pilar

MENU
 :: Home
 :: Novedades
 :: Noticias Internacionales
 :: ¿Quienes somos?
 :: ¿Queres volar?
 :: Links amigos
 :: Fotos
 :: Contactanos
 :: CLIMA x ZONA
 :: ¿Cómo llego?
 :: Videos
 :: Límite Clasificados
 :: Conociendote....
 :: Límite y el humor
 :: Campeonatos
 :: Relatos
 :: Encuentros
 :: Límite en los medios
 :: Límite en el recuerdo
 :: Límite Mobile
 :: Testing de productos

LINKS de interés
 :: LISTAS PARAPENTE
 :: CND Favl
 :: Fechas FAI
 :: Clubes
 :: FAVL

Google Search

Top sites / Locations
Locations of visitors to this page
free counters
VLtop100!
 SILLAS COMODAS Y REGULACIONES por Luis Rosenkjer
Personalmente debo aceptar que soy bastante mañoso con la elección y regulación de mi silla. Algunos amigos, a quienes se las he ido prestando, son testigos de mi nivel de mal humor, al aterrizar (o por la radio) luego de un vuelo realizado con la silla regulada (desregulada) por otro, y no advertida a tiempo.
En la elección, el primer dato importante a tener en cuenta es el ancho de la tabla donde vamos sentados, en relación al ancho de nuestras "ancas". La silla debe quedar justa, o más bien ajustada, pero nunca suelta. No hay peor sensación que la de ir resbalando de un lado al otro de la silla cada vez que entramos o salimos de una turbulencia. Hace menos de un mes, con ayuda de un amigo, le hice una "operación" a mi silla WOODY VALLEY, que consistió en cortar con una sierrita circular, 1,5 cm. de la tabla a cada lado. Solo 3 cm. y el cambio fue notable. En algunas sillas es posible, y en otras no, pero en todo caso hay que tener bastante claro lo que se hace, y ser un poco prolijo. Vayan de a poco. Es más fácil volver a cortar que tener que fabricar una tabla nueva.
Otro tema a tener en cuenta, es que la tabla no sea demasiado corta para nuestras piernas. Sobre todo los flacos y altos, muchas veces al cabo de una media hora de vuelo, comienzan a gastar más concentración en cómo sentarse para que las piernas no se les acalambren, que en el vuelo mismo.
El tercer dato a tener en cuenta, es el grado de posibilidades de regulación entre acostado y sentado. Es importante que sea amplia, y en lo posible que nuestra posición ideal, esté en el centro de las posibilidades de regulación.
La altura de los anclajes o mosquetones, está directamente relacionada con la posibilidad de utilizar el cuerpo en los giros, pero también con la incidencia de las turbulencias en nuestro pilotaje. Anclajes altos significa más estabilidad y menos posibilidad de pilotaje con el cuerpo, y anclajes bajos, menos estabilidad pero mayor posibilidad de sentir la vela, y usar el cuerpo en el pilotaje.
Un último tema, y no por eso el menos importante, es el grado de seguridad pasiva, o protección que queremos tener. En este caso, la comodidad o incomodidad no se plantea en el vuelo, sino al guardar el equipo en la mochila.
Obviamente cuanto más gruesa sea la protección, mayor es el impacto que soporta el conjunto silla-piloto sin dañarse, sobre todo este último. Una buena combinación, son las últimas sillas que traen airbag, y una protección de espuma algo más delgada. El diseño de estos airbag son muy perfeccionados comparados con los anteriores, y la silla tiene una aerodinámica muy aceptable, con un grado de seguridad muy alto. Personalmente considero que es la opción ideal para la mayoría de los pilotos que no están interesados en competir seriamente. Un tema más en relación a las protecciones, es que la elección de una silla con protecciones laterales es a mi juicio muy recomendable para cualquier piloto.
Una vez elegida la silla apropiada, es importante una regulación correcta, lo cual tampoco es fácil de lograr.
Algunas de las "incomodidades" que podemos encontrar son las siguientes:
Despegamos en el primer vuelo con la silla, y nos da la sensación que vamos a dar una vuelta carnero para atrás. Creo que a quien le haya sucedido, coincidirá conmigo en que, dejar la regulación en una posición demasiado acostada, da una sensación de inseguridad y falta de control sobre el conjunto vela/silla, bastante molesta. Es mejor dejarla demasiado avanzada, que demasiado acostada. La regulación principal para el control de esta posición, está debajo de la axila, entre el anclaje de la silla al mosquetón, y el respaldo. En algunos casos hay dos regulaciones diferentes. Una principal, y que hace a la seguridad de la silla, y otra con una correa más delgada, que permite hacer regulaciones en vuelo fácilmente.
Cada uno debe encontrar la posición mas cómoda para su modo de pilotaje. Desde el punto de vista de la seguridad, solo vale la pena mencionar, que una posición demasiado acostada, favorece la posibilidad de un twist, o "enroscada" del suspentaje, por el mayor brazo de palanca. Además, en caso de llegar al piso de manera indeseado, la tendencia a no poner las piernas, y golpear sentados, es mayor, con el consiguiente riesgo adicional de lesiones en la columna.
El ancho del cierre ventral, es otra de las regulaciones importantes. Para el pilotaje, es mejor dejar el ventral lo más abierto posible, incluso en aire turbulento, pues esto permite amortiguar y adaptarse mejor a los cambios de incidencia de la vela. Por otro lado, permite ayudar más con el cuerpo en los giros si es necesario. Quien no se sienta cómodo volando con el ventral abierto, probablemente esté usando una vela que lo supera en exigencia de pilotaje, o la silla tiene los anclajes demasiado bajos. Un ventral muy cerrado, también complica el despegue, pues las bandas están muy juntas, y en lugar de resbalar por los costados de hombros y brazos, durante la carrera, se "enganchan" en los hombros, y en el momento que las bandas entran en tensión por la sustentación de la vela, hacen retroceder los hombros, y obligan al piloto a sentarse antes de tiempo.
Normalmente hay otra regulación, que sirve para levantar más o menos las rodillas. Es simple de regular, y no tiene mayores dificultades.
Algunas sillas, vienen con un estribo, cuya longitud es regulable, y el objetivo del estribo es descansar mejor las piernas, pero al mismo tiempo tener la posibilidad de "calzarse mejor" en la misma, sobre todo en las sillas que tiene posiciones más acostadas, y uno tiende a resbalarse hacia adelante. Además, agregando un tramo corto de cordón elástico, sirve para dejar el acelerador a la vista y bien fácil de encontrar en caso de querer acelerar.
Finalmente, en algunas sillas hay una regulación que sirve para levantar más o menos la cadera en relación al resto de los puntos de apoyo. Esta regulación, a veces está combinada con una polea por la cual pasa la cuerda del acelerador, y en el momento de acelerar, automáticamente la cadera se levanta, y la posición general se vuelve más acostada, con el objetivo de hacerla algo más aerodinámica.
Independientemente de esto último, otra polea por la que pasa el cordón del acelerador, es aquella que, más arriba o más abajo, está alineada con las bandas. Si esta polea no existe, o no está bien alineada, la maniobra de acelerar la vela, se transforma, además de aumentar la velocidad, en que la silla se incline hacia atrás, y tal cual comenté en el primer punto de las regulaciones, uno pierde maniobrabilidad y confianza, justamente en una situación en la que esto último debería ser óptimo.
La posición del paracaídas de emergencia, tiene detractores y fanáticos para todas las posiciones. En mi opinión, la posición ventral, aunque al principio cueste acostumbrarse, es la más apropiada en caso de una emergencia, y también una de las más aerodinámicas. Además, en general los contenedores ventrales están preparados para ser utilizados como porta-instrumentos, y para ello, la posición es muy cómoda.
Es un resumen de los conceptos más importantes a tener en cuenta al momento de elegir una silla.
Por último, mi consejo, es hacer todo lo posible por encontrar una silla cómoda, que dé confianza en el pilotaje. Muchas veces, es más importante invertir un poco más en la silla que gastarse todo en la vela.
@ Límite Azul - All rights reserved 2016